La Taberna del Cuco

Antes de adentrarnos en la cata técnica y desmenuzar las características organolépticas de cualquier vino, me gustaría pararme a describir los que denominaré los templos de la esquina, locales próximos a nosotros, dirigidos por excelentes profesionales, que nos pueden ayudar a entender y compartir el placer de la degustación. A veces, buscamos lejos lo que se encuentra en el bar de la esquina y agudizamos nuestro oído para escuchar al gran gurú, cuando nuestro camarero puede servirnos sabiduría entre tapas, tostas y sonrisa amable.

La Taberna del Cuco es el bar del mercado, dependencia anexa al mercado central de abastos de Puertollano. Desde primera hora de la mañana la máquina del café silva, los vasos y tazas se colocan sobre el mostrador ordenadamente en fila hacia los madrugadores mercaderes y sus clientes más tempraneros. Durante el trascurso de la mañana la puerta que da acceso al mercado deja pasar olores de pescadería, verduras frescas y carne recién cortada. Es ese aroma de la variedad y del “¡Señora, que lo tengo fresco!” voceado al paso de los clientes. Cuando la actividad del mercadeo cesa, suenan las correderas de los cierres de los puestos y llega la tarde. El local es invadido por aromas de tempranillo, merlot y verdejo. Los tapones de las botellas liberan en el descorche los vinos recluidos durante meses, años o incluso décadas y el bar del mercado sufre la metamorfosis y se convierte en taberna, la Taberna del Cuco.

Este establecimiento está regentado por una pareja, Juan y Graci, que convirtió su pasión por el vino en su modo de vida. Juan es parco en expresiones pero expresivo en el maravilloso ritual de servir el vino. Graci es cordial y franca, sin la hipocresía banal de agradar desde un escaparate, pero embaucando con toda la pasión que tiene por el vino al cliente más escéptico. Ambos proyectan toda su profesionalidad cuando casi compulsivamente abrillantan las copas una a una o cierran cuidadosamente una botella abierta para que no pierda la magia del elixir que contiene. Apoyados por sus chicas en la cocina consiguen convertir un establecimiento funcional en un verdadero templo de la esquina.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Los templos de la esquina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Taberna del Cuco

  1. GRACI CORTECERO dijo:

    Desde La Taberna del Cuco agradecemos de corazón el comentario, sabiendo quien nos conoce que aún seguimos en pie gracias a la clientela fiel que confía en nosotros los cuales se han convertido en amigos, y gracias a que poco a poco hay que dar a conocer los elixires de la madre uva que hay escondidos por nuestras tierras y más allá. y aunque parezca un poco cursi, no es bonito ponerse delante de una copa de vino, y conversar, expresar lo que se siente en ese momento, de lo que te ha pasado ……. al fin y al cabo vivir.
    Estemos donde estemos, con olor a pescado, con las voces de los carniceros, pescaderos, etc, siempre intentaremos dar lo mejor de nosotros y los mejores caldos con el más sincero comentario a todo aquel que quiera escucharnos. Gracias

    Me gusta

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s