Mencia, la joya del noroeste español

La historia de una uva empieza en las ancestrales raíces de su cultivo y finaliza cuando nos terminamos la botella, reinventándose de nuevo en la próxima cosecha. En la última cata que se organizó en la Taberna del Cuco la protagonista fue la uva mencía. Esta joya del noroeste de la Península Ibérica tiene un pasado que alcanza la presencia del Imperio Romano y un futuro que nos promete agradables veladas como la de aquella noche.

Vinos con alta capa y bien estructurados, de evoluciones lentas que permiten crianzas y guardas prolongadas, pensados para soportar maridajes de botillo y cecina. Con esas premisas en mente, y siempre dispuestos a que sean hechas añicos, procedemos a catar la selección de los siguientes cuatro vinos:

Fecha: 24/10/2012 Lugar: Taberna del Cuco

Gaba do Xil 2010, D.O. Valdeorras

Vino de evolución media baja con ribete rojo y algún destello violáceo, alta capa que lo hace prácticamente opaco. En nariz es limpio con una intensidad media y repleto de frutas rojas, cerezas y fresas y claros aromas florales que recuerdan a las violetas. En boca tiene una intensidad media alta, muy equilibrado con destacada acidez que lo hace fresco y ligero. Destaca su escasa astringencia, sobre todo teniendo en cuenta su baja evolución, pudiéndonos hacer pensar que nos encontraríamos un vino más agresivo en boca. En cata ciega nos costaría adivinar que se trata de una cosecha de hace dos años.

Cuatro pasos 2010, D.O. Bierzo

Un mencía de evolución baja media y capa alta. En nariz, con una intensidad baja media, es floral con presencia también de frutas rojas en licor. En breve abre notas de vainilla y minerales, con recuerdo a aromas metálicos. En boca, con un equilibrio medio resulta un poco cálido y algo astringente.

Sila 2010, D.O. Monterrey

Vino de evolución baja media con ribete en tonos rojo vivo y algún destello violáceo, capa media de ligera traslucidez. En nariz es limpio con una complejidad media expresando recuerdos de frutas rojas maduras, flores y notas minerales. En boca es equilibrado con una intensidad media alta y una baja astringencia. Vino en general bastante redondo con un buen ensamblaje de la madera que hace que su integración sea sutil y respete su carga de fruta original. Tiene un buen maridaje con platos de guisos grasos y complejos que conseguirán equilibrarlo y disfrutar de él.

Tilenus 2005, D.O. Bierzo

Vino de evolución media con presencia de tonos rojos hacia marrones sin llegar a presentar reflejos teja. Su capa es media alta, con bastante presencia de coloración. En nariz, aun abriéndolo con tiempo, presenta inicialmente aromas de reducción un poco acetilénicos. Pasados unos minutos comienza a abrirse y despliega en principio aromas torrefactos y vainilla para pasar en poco tiempo a frutas negras y compotas. En boca es intenso y equilibrado, con una astringencia media poco persistente. Es un vino que hay que permitirle que se abra con una decantación adecuada, pero que una vez hecho esto, puede maridarse con guisos de carne, quesos curados y embutidos.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Catas. Guarda el enlace permanente.

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s