Y para Nochevieja qué

Pelar la pava es divertido, deshuesarla no

Pelar la pava es divertido, deshuesarla no

Continuando con el firme propósito de no dejar que los langostinos y el cordero sean los protagonistas en estas noches, voy a plantear una alternativa, un poco clásica pero algo diferente. Mi intención era preparar una pularda trufada con foie y setas de relleno, esta opción es más o menos clásica en Navidad, la consideré porque en mi casa nunca hemos comido este ave, por tanto, para nosotros si era una novedad, además, hace una semana me las encontré en Carrefour. Mi gran decepción ha sido cuando esta mañana solo quedaba una y su pinta y su olor no me han dado buena espina, por tanto, frustrado y decepcionado, me he ido a la sección de líquidos inflamables y he decidido prenderle fuego al establecimiento, invadido por la desesperación de ver arruinada mi cena de Nochevieja. Menos mal que como no conozco muy bien la disposición de los productos en Carrefour, no he encontrado los líquidos inflamables y en el transcurso de la búsqueda me he topado con “pavitas limpias”. Estas aves no las considero a la altura de las pulardas, su carne es más insípida y seca, pero creo que con un buen relleno pueden salvarme la cena y la prisión por pirómano.

Rellena de foie, setas variadas, incluida boletus y trufa.

Rellena de foie, setas variadas, incluida boletus y trufa.

Como entrantes quiero preparar unos saquitos de habas baby con jamón ibérico de los Pedroches, unas tostas de humus con tapenade, del que me quedó de Nochebuena, lo digo yo antes de que lo piense nadie y unos bombones de anchoas a la cántabra. En cuanto a los vinos del maridaje, no lo tengo muy claro, pero estoy por romper moldes y empezar con cava para los entrantes y St Croix du Mont para la pavita.

Los vinos con los que acompañar una comida deben cumplir básicamente una regla, que estén en equilibrio. Un vino en equilibrio con lo que se come puede inducir a multiplicar sabores y sensaciones. No os atéis a blancos para pecado y tintos para carne, evidentemente carnes muy contundentes van a eclipsar blancos delicados, pero por ejemplo, un chardonay criado en sus lías puede soportar muchas carnes, de aves o carnes blancas, también un albariño estructurado va a maridar muy bien con aves de corral, para mi puede ser una alternativa con la pavita. En este caso, en vez de dar una receta mágica, os propongo un juego, meted en vuestra boca un poco de comida, masticadla levemente y luego bebed un poco de vino y dejad que ambas cosas se mezclen. Rápidamente entenderéis si una de las dos mata a la otra, si sale el sabor de la comida sobre el vino, dejando a este como agua o si por el contrario es el vino el que se apodera de todo el sabor. Realmente esta es casi la única regla del maridaje, a partir de aquí, os invito a que rompáis tópicos y empecéis a jugar.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Mis atrevimientos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Y para Nochevieja qué

  1. raquel cumplido mazarro dijo:

    Muy instructivo , de hecho esta noche cenamos esto.
    Feliz año.

    Me gusta

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s