La Taberna del Campero. Atún rojo de oriente a occidente.

A veces los astros se alinean para hacer coincidir momentos suculentos en el espacio tiempo. La organización de Vinoble coincidía con la temporada de almadraba de las costas de Cádiz. Si ya estábamos emocionados por poder asistir a uno de los mejores salones del mundo de vinos nobles, el hecho de poder escaparnos a degustar atún rojo en temporada, era para nosotros la experiencia que redondeaba una semana inolvidable.

No hace más de un año que pasábamos nuestras vacaciones en estas fantásticas costas, esta vez, nos decidimos por Zahara de los Atunes como sitio para pasar el día y degustar este exquisito pez. Hacía una semana que había terminado su famosa ruta de tapas, pero esto no era impedimento para comer atún, pues seguían ofreciéndolo en todas sus cartas.

Conocíamos El Campero, de Barbate, restaurante excelente del que ya hablamos en anteriores entradas. Esta vez decidimos visitar La Taberna del Campero, esperando recuperar la misma sensación de calidad y buen servicio que habíamos experimentado el año anterior en el restaurante original.

Tartar atún rojo

Tartar atún rojo

Si hay algo que siempre me sorprende de la cocina de estas costas, es como han adoptado las técnicas orientales en el servicio del atún rojo. Encontrarte a un gaditano explicándote como es el corte sashimi y como debes comerlo, es de las experiencias más surrealistas que puedes vivir. La realidad es que el resultado final sobre el plato es excelente. Nuestros Itamaes, maestros cortadores japoneses, son de Barbate, y aunque hablo con cierta ignorancia ya que nunca he comido un pescado cortado por uno de estos grandes maestros, puedo asegurar que el atún que comimos allí estaba riquísimo.

Costilla atún rojo

Costilla atún rojo

En primer lugar degustamos un tartar de atún, con una receta propia que te facilitan en el momento de servírtelo. Lo elaboran con el corte de la cola blanca y es suave, mezcla sabores y aromas de pescado con los toques de las alcaparras, la cebolla y un puntito de vino oloroso. También probamos el atún en salsa teriyaki y la costilla de atún, que realmente es un pequeño engaño, porque el pez no tiene costillas como tal, se trata de un corte próximo a la aleta, cuya forma es parecida a una costilla del churrasco. El maridaje de los diferentes platos lo hicimos con vinos generosos, personalmente me pierde la fusión que hace el atún rojo con el amontillado.

Al igual que nos pasó el año pasado, al salir del restaurante El Campero, ya teníamos ganas de volver, casi antes de habernos marchado. La Taberna del Campero continúa con la misma línea de calidad y también servicio, es muy importante remarcar esto último, es un referente en la zona, además de por la excelente elaboración de los platos, por el atento servicio del que dispone, acercándose al cliente de una manera natural, de tal forma que consigue un ambiente confortable, permitiendo así que la comida sepa aún mejor.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Gastroturismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s