Sinfonía Rossini. Armonía en el paladar

Siempre se dice que los mejores planes son los menos programados y a veces esta afirmación es especialmente cierta. Con motivo de nuestra visita al I Salón Champagne de Vignerons en España decidimos comer en algún restaurante próximo al evento. Nuestra intención no era disfrutar de una larga velada gastronómica, cómo hacemos normalmente, sino más bien tener una frugal comida antes de entrar a la presentación. Un ratito de navegación por internet y apareció Sinfonía Rossini como un restaurante italiano bastante recomendado. Comer rápido no tiene por que ser sinónimo de comer mal y esta fue nuestra acertada opción.

Local de decoración sencilla pero elegante, con amplia bodega a la vista del cliente, hecho que no suele ser muy de mi agrado, por motivos de conservación, pero que lo acepto si el vino que nos sirven está correcto. Pese a no haber reservado no tuvimos problema, el trato fue cordial y cercano, más allá de la banal sonrisa de escaparate, transmitían sincera bienvenida, matiz que a veces marca la diferencia entre un servicio correcto y la sensación de encontrarte relajadamente a gusto mientras comes.

Burrata sobre mortadela

Burrata sobre mortadela

Tomamos vino por copas, perfectamente correcto, tanto en calidad como servicio, hecho que siempre me gusta destacar, la opción de no descorchar una botella no debe ser nunca motivo de beber mal vino. Como buscábamos ligereza nos pareció que lo más apropiado era una ensalada al centro,  una pasta de segundo, algo de postre y nada más. Hasta aquí el Allegro de esta sinfonía para el paladar, el Adagio lo puso la burrata sobre mortadela que fue nuestra opción de entrante al centro. Curiosamente la mortadela en España es un fiambre un tanto desprestigiado, cuando investigas un poco aprendes que la mortadela de calidad se realiza con cortes nobles del cerdo y que es un producto excelente, pues bien, esta era excelente. La burrata era muy fresca, cremosa y deliciosa. Nuestras pastas seleccionadas fueron Tagliolino al huevo con carpaccio de boletus edulis y Linguine con salsa de sepia, tanto los puntos de cocción, la calidad de la pasta y la integración de las salsas eran fantásticas. El boletus invadía el paladar fundido con la cremosidad de la pasta al huevo, el sabor de la sepia integrada con la salsa de cebolla y tomate estofada inundaba de sabor unos liguines al dente, en definitiva todo un Minuetto para los sentidos. El Allegro final lo puso un fantástico tiramisú. Como nos parecía un poco incorrecto levantarnos y aplaudir, por no molestar al resto de comensales, transmitimos nuestra felicitación al chef Gianni Pinto, cuando se acercó a nuestra mesa para preguntar si habíamos comido bien.

Linguine con salsa de sepia

Linguine con salsa de sepia

Tagliolino al huevo con carpaccio de boletas edulis

Tagliolino al huevo con carpaccio de boletas edulis

Tiramisú

Tiramisú

Esta ha sido nuestra primera visita a Sinfonía Rossini, pero estamos seguros que no será la última, tanto el servicio como la comida nos pareció tan excelente que aparcaremos la frugalidad la próxima vez y disfrutaremos de todo su concierto.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Gastroturismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sinfonía Rossini. Armonía en el paladar

  1. Que buena pinta tiene todo, tomo nota!!!!

    Le gusta a 2 personas

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s