Regla definitiva para acertar con el vino en las cenas importantes

Rompe la norma, es la mejor regla a aplicar, y aquí acabaría este consejo y el artículo, pero como puedo observar caras de desolación os propondré algunos trucos que os ayudarán a iniciar el camino de la rebeldía.

Tinto con la carne, blanco con pescado y para el postre el champagne. Esta clásica propuesta nupcial, puede que tenga que revisarse un poquito. Pues en mi boda funcionó, pensareis algunos, bien, no lo dudamos, pero en la despedida de soltera/o, tu tía Marta lució una diadema con dos falos vibrantes y eso no significa que sea la mejor alternativa para sujetar el pelo en la cena de empresa, aunque no seremos nosotros los que juzguemos tendencias propias del gusto personal. Lo que si nos gustaría es que experimentaseis con otras opciones, que pueden descubrirnos otra manera de percibir los alimentos.

Fotografía: Pixabay

Fotografía: Pixabay

Para empezar vamos a tomarnos un espumoso con los aperitivos, es una opción que nos ayudará a valorar estos vinos mucho más, en vez de asociarlos al brindis final por lo divertido de las burbujas y poco más. Hoy en España se están elaborando vinos espumosos de calidad extraordinaria, desde el clásico y conocido Cava, a la marca de calidad diferencia Cueva, de creación más reciente. En muchas ocasiones me acompañan durante toda la comida, pero si no os apetece tanta burbuja, podéis seleccionar un brut nature para los aperitivos, tomar vinos tranquilos en los platos principales y acabar con un semiseco para los postres, esta es una de las ventajas de estos vinos.

Si elegís pescados grasos, como el salmón, o pescados azules, probad con tintos jóvenes. Para el atún a mí me gusta mucho tomarlo con vinos generosos, del tipo amontillado. En el caso de las carnes, si sobre vuestra mesa descansa un capón relleno, probad con un vino blanco con crianza en madera o sobre lías, del tipo 24 Barricas Airén o Blas Muñoz, también terneras blancas podríais probar, no tanto para vacunos más consistentes, que nos iríamos a tintos con crianza, pero sin necesidad de demasiada. Con crianzas más largas del tipo reservas o grandes reservas, suelen armonizar bien con guisos de carne roja o caza, pero sinceramente, para mí, esos vinos que desarrollan una complejidad excepcional con aromas de cacao, tabaco, especias, etc., los prefiero tomar sólo y disfrutar de sus sutilezas mientras comparto una agradable conversación de sobremesa.

En resumen mi consejo es que os descorsetéis, que incluso rompáis las directrices que os hemos marcado, que no deambuléis sobre la mesa como abducidos por los estereotipos impuestos y que experimentéis, aunque al final os veáis más que favorecidos con la diadema fálica.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Beber vino sin tonterías, En mi humilde opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Regla definitiva para acertar con el vino en las cenas importantes

  1. Pingback: Regla definitiva para acertar con el vino en las cenas importantes — El emparrao

  2. Manuel dijo:

    Como siempre es un placer leer y releer tus apreciaciones y consejos.

    Me gusta

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s