III Encuentro Gastronómico Internacional Ciudad de Tomelloso

Madrid Fusión o San Sebastián Gastronómika son convocatorias referentes dentro del mundo de los fogones que inundan de tendencias las páginas de la divulgación gourmet. Nombres como Mª José San Román o Juan Antonio Medina se suben a un atril en estos congresos para explicar sus innovaciones culinarias. Solo si visitas sus restaurantes o asistes a estas citas tienes la posibilidad de degustar sus platos, hecho que dificulta la posibilidad de disfrutarlos en muchas ocasiones, ya sea por disponibilidad, economía o simplemente la barrera de la distancia. Pero a veces, nos encontramos con personas que aunque la montaña se niegue a venir, en vez de ir, la arrastran hasta ponerla frente a su ciudad, este es el caso de Esteban Morales, del restaurante marisquería Virgen de las Viñas de Tomelloso y de Javier Marcos del Asador Javi de Alcazar de San Juan, que se propusieron dar a conocer en Ciudad Real la alta cocina hace tres años y el pasado 20 y 21 de febrero organizaron el tercer encuentro gastronómico entre estrellas Michelin y grandes cocineros, tanto locales como foráneos.

Alta cocina y buenos vinos

Distribuidos en una enorme carpa se ubican stands de bodegas y elaboradores de diferentes productos, en la parte central una barra de la cervecera Mahou y al fondo un escenario para que los protagonistas del evento circulen explicando sus propuestas. A la vez que cada cocinero explica la tapa que ha elaborado, el servicio de sala la ofrece a los asistentes. Bajo esta mecánica pudimos probar arroces, cocina oriental, hamburguesas de ibérico, frituras de pescado, gachas de carabinero, pulpo, atún, bolitas de queso con anchoa y salmón, sushi, gambones con salsa piri-piri y un sinfín más de tapas, incluyendo un delicioso postre elaborado por Mª José San Román, helado de hojiblanca y miel. Entre tanto, en los paseos por el pabellón pudimos catar los vinos tanto de una bodega de reciente creación, como son bodegas Cautela o consagradas como Virgen de las Viñas. En la proximidad de la tierra disfrutamos de los vinos de Bodegas Verum y de Bodegas Tierras de Orgaz, pero nos interesaba también conocer elaboraciones más alejadas, del país vecino, y tuvimos la oportunidad de catar Grandin, espumoso francés de buena calidad, que mantiene una línea de equilibrio entre la frescura de la fruta y los matices de levadura que lo hacen muy atractivo dentro de una oferta comercial muy competitiva. También nos deleitamos con champagne Sanger, su responsable de marca Yves Sanvoisin nos acompañó en un viaje por sus elaboraciones más típicas y la interesante historia de la bodega, para acabar embaucados por su exquisito Prestige Ultime, un millesimé realmente excepcional. Nuestras últimas copas fueron de la mano de Gilles Huss, distribuidor de www.vinofilia.com que nos propuso una selección de vinos franceses de gran calidad, destacando Dena Dela, un blanco elaborado en San Juan de Luz, con crianza bajo el mar, de una aromática intensa que va desde la hierba fresca a las frutas tropicales y una acidez equilibrada, que lo hace muy fácil de beber y disfrutar.

Desde lo local y más allá

Para acompañar los vinos, aparte de las tapas elaboradas, cada stand ofrece sus productos, desde Grupo Madrigal de Tomelloso, especializado en elaboraciones cárnicas, a elaboraciones del pato por parte de la empresa navarra Katealde. También se podía degustar un trocito de mar gallego, con la presencia de Real Conservera Española, dedicados a envasar el sabor y el aroma de una tierra, que se despliega soberbio cada vez que abrimos una de sus latas, y junto a ellos, apulperira, un pulpo cocido en su jugo, que nada más llegar a nuestro paladar, nos trasporta al balcón del atlántico, dónde según los romanos se acababa el mundo. Y casi en la otra punta de la península, Caprichos del Paladar, desde Murcia nos ofrecieron la alcachofa, preparada sobre plancha con ajo negro y sal negra, una auténtica delicia que da sentido al nombre de la empresa. Estando en el corazón de La Mancha sería un sacrilegio no repararnos en nuestras queserías y degustar una cuña de manchego, representados por La Casota y Pago la Jaraba, este último aportando también sus magníficos vinos y aceites. Para finalizar, nos gustaría detenernos en Jesús Marquina, del restaurante Marquinetti, que ha conseguido demostrar lo enriquecedor de la fusión de culturas y cocinas, haciéndose referente de la gastronomía italiana pero con raíces manchegas. Probamos su pizza dulcinea y nos pareció tan sublime como imaginarnos una ópera de Verdi con libreto de Miguel de Cervantes.

Estos dos días encerrados en el Santuario de Pinilla, han reafirmado nuestra pasión por la gastronomía y la admiración por quien se propone acercarla al ciudadano y lo consigue. Nos quedamos expectantes y deseosos de volver a participar el próximo año en una nueva convocatoria de este Tomelloso Fusión Gastronomika.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en En mi humilde opinión, Gastroturismo, Los templos de la esquina, Otras experiencias y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s