Feria del sabor manchego de Manzanares 2017

Atraídos por la posibilidad de encontrar el mejor producto de la tierra, nos desplazamos el pasado fin de semana a Manzanares. Desde queso hasta chocolate, pasando por demostraciones de cocina, se concentran a lo largo de tres días. Reencuentro con conocidos y nuevas experiencias, en una feria que este año la notamos algo menos exultante.

Feria del sabor manchego

Feria del sabor manchego

Llegamos sobre las doce de la mañana y el aparcamiento no está demasiado ocupado, algo que nos extraña, pues otros años en eventos parecidos, el recinto estaba casi lleno. Al llegar al pabellón observamos que hay menos aglomeración que en la edición anterior y mucha menos que en el origen de esta feria, orientada exclusivamente al queso. Con esta puntualización no pretendemos desmerecer este evento, solo señalar el hecho de que hemos notado que ha ido perdiendo esplendor en estos años y sería interesante reflexionar sobre ello.

Nuestra primera actividad es una clase maestra de coctelería con vino, dirigida por Víctor Martín y Santiago Escribano, de la Asociación de Barmans de Castilla-La Mancha. Su exposición se basó en demostrarnos que el uso del vino en coctelería no es algo nuevo, ni se limita solo a ponerle gaseosa y algo de fruta. Creo que desde una mente abierta se puede entender que si el objetivo final es apreciar y consumir vino, debemos estar abiertos a tener nuevas experiencias sensoriales con este producto, que pueden ser la puerta de entrada de nuevos consumidores u opciones diferentes de consumo. Tres fueron sus propuestas, airén con fruta de la pasión y espuma de pomelo, tempranillo con frutas rojas y una uva macerada bajo presión de CO2 en gin tonic. En líneas generales fue una experiencia interesante como para valorar nuevas alternativas, que por otro lado, están más que consolidadas si pensamos en el vermú o en el conocido kir, coctel muy popular cuyo origen es la Borgoña francesa.

Una de las riquezas gastronómicas de nuestra comunidad autónoma es la que proviene de la carne de monte. Actualmente hay empresas especializadas en este producto, como es Precazasa, con una amplia gama de embutidos y platos precocinados. Entre otros, no gustó su chorizo de gamo picante, además ofrecen la posibilidad de compra por internet.

La Mancha del melón y la sandía

Nos paramos ante un cartel que pone: Indicación Geográfica Protegida “Melón de La Mancha”, y hablamos con Cristóbal Jiménez, su representante. Nos gusta que se trabaje en la línea de diferenciar lo especial de una tierra y nuestros melones y sandías, son especiales. Aparte de nuestro volumen de producción, la calidad del producto podría enmarcarse en la categoría de gourmet en muchas ocasiones. El objetivo debe ser comercializar con garantía de origen, empezando por defender lo único que es innegablemente original, la tierra donde se cultivó. Todavía queda mucho camino por recorrer, pero animamos a que este verano, nuestras comidas acaben con el saludable y exquisito postre de melones y sandias de La Mancha.

La bodega del Quixote

Tenemos oportunidad de conocer a Javier, representante en el stand de Pago Casa del Blanco, una de las bodegas, cuyos vinos consideramos interesantes. Conocemos casi toda la serie de Quixote y su chardonnay, pero no habíamos catado su vino más joven, Veo Veo, y aunque estamos frente a una añada del 2015, todavía tiene esencia de juventud en el color y en nariz. Es un vino desenfadado, sin demasiada complejidad, pero bien elaborado, perfecto para chatear o acompañar carnes blancas. En resumen, nos deja buenas sensaciones como para desear probar la nueva añada. Mientras tanto, seguiremos disfrutando de su malbec y buscaremos catar su petit verdot, por recomendación directa de Javier.

Pago Casa del Blanco

Pago Casa del Blanco

Queso, queso, queso, más queso por favor

El rey de esta feria ha sido el queso, con más de diez expositores, mayoritariamente elaboraciones de pasta prensada. En líneas generales de una calidad excelente. Aunque probamos varios, nos paramos en Quesos Reino, por no conocerles y parecernos una elaboración artesanal interesante. Probamos su gama, desde el menos curado al de mayor curación. En líneas generales muy limpios aromáticamente, sabrosos y de buena textura. También tuvimos oportunidad de probar una crema de queso con pimiento, elaborado por quesos Saleta, una nueva manera de presentar un producto, orientado a momentos de tapeo o entrante, que nos pareció más que interesante. Nuestro paseo por los quesos de pasta prensada acabó en Artesanos Queseros Manchegos, probando un curado clásico y una mezcla de oveja y cabra, de intenso sabor.

No podíamos marchar de la feria sin visitar a nuestros amigos y admirados, Quesos de Luna, esta vez para felicitarles en vivo por sus premios en el World Cheese Awards. Defendemos que sabores manchegos también pueden ser los quesos de cabra elaborados de forma diferente, siempre bajo el estandarte de la calidad, un producto bien elaborado en La Mancha es un sabor manchego. Volvemos a enamorarnos de nuevo de su cremoso y nos llama la atención el cambio de imagen de su fermentación láctica, presentado en un formato piramidal. Nos informan de una primicia de la que os hacemos eco en este blog. Su queso es finalista en el concurso del Salón de Gourmet, junto a otros cinco más. Noticia para festejar, pues el solo hecho de estar ahí ya es un reconocimiento importante.

El extraño caso de las legumbres nacionales

Hace un tiempo escribimos un artículo sobre el origen de las legumbres que consumimos en nuestro país, Comemos las mismas lentejas que Obama. En esta feria conocimos una empresa que cultiva y distribuye legumbres en Minaya, Legumbres Verdinaya, y degustamos un cocido elaborado con sus garbanzos. Además, nos dieron una lección de cultivo, origen y tipos de legumbres. Consideramos que cada día se hace más necesario regular el etiquetado de forma seria y responsable, para que el consumidor decida informado y sepa exactamente lo que consume.

Legumbres Verdinaya

Legumbres Verdinaya

Y de postre…un chocolate

Tuvimos oportunidad de conocer una artesana del chocolate, Adela, con su empresa, Adechocolat. Su propuesta son chocolates de diferentes orígenes y elaboraciones propias. Nosotros nos hemos traído un lote que contiene cuatro procedencias diferentes y una tableta de chocolate negro con pasas y ron, que ya hemos probado y en la que nos hemos encontrado matices y complejidad tan ricos, que seguro que volveremos a su puesto del mercado central de Ciudad Real a por más.

Adechocolat

Adechocolat

Marchamos cargados de sabores, todos manchegos, pues todos se elaboran en Castilla-La Mancha, confirmando la calidad de los productos que actualmente tienen como cuna esta tierra y deseando que poco a poco sea cada día más conocida y valorada.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Catas, Gastroturismo, Otras experiencias y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s