Pasión Calatrava. Pasión gastronómica

En el Campo de Calatrava se vive una de las Semanas Santas más singulares de nuestro país, hasta el punto, de estar declarada de interés turístico nacional. Cada año organizan la Ruta de la Pasión Calatrava, dónde destacan cada uno de los actos religiosos que se celebran en estos días, en los diez pueblos que componen la mancomunidad. Además cada año, una de las localidades es nombrada capital de la Ruta, organizando actos excepcionales con motivo de tal nombramiento.

“La Ruta de la pasión Calatrava es una fiesta de interés turístico nacional”

Este año le ha correspondido a Moral de Calatrava ser la capital, y muy acertadamente, entre sus actos inaugurales han incluido una demostración de cocina y presentación de vinos de la tierra. Estas actividades son para nosotros dignas de elogio, pues elevan el carácter cultural de una celebración, integrando tradición espiritual, social y laboral, y definiendo con mucha más precisión nuestras raíces y lo que somos, por vivir en esta tierra.

Demostración de cocina y cata de vinos el Moral de Calatrava

Demostración de cocina y cata de vinos en Moral de Calatrava

He tenido el privilegio de participar en este evento junto al gran chef Diego Morales. Sus propuestas empezaron con una ensalada de brotes verdes con berenjena de Almagro y crujiente cecina de jabalí, que armonizamos con un mosto parcialmente fermentado de la Cooperativa Santiago Apóstol. Es un vino con azúcar residual y gas carbónico, ideal para aperitivo y ensaladas con un punto especiado. Seguidamente un arroz meloso que maridamos con un verdejo de Bodegas Moralia. Es un vino fresco, con aromas a hierba y balsámicos, y una boca untuosa que ensamblaba a la perfección con la cremosidad del arroz. A continuación una carne de ciervo con un ligero marinaje que armonizamos con un riesling de Bodegas Anhelo. Buscábamos aquí romper dos mitos, aquel que asegura que la carne de monte es muy fuerte y que los vinos blancos solo van con pescado. En este caso la acidez del riesling soportaba y equilibraba el bocado tierno del ciervo, y sus matices tropicales se fundían interesantemente con los recuerdos de monte. Finalmente, volvimos a destrozar un mito con un postre de chocolate y un tinto de 12 meses de barrica de Bodegas Calar. En esta ocasión los aromas de vainilla y de frutas rojas en compota, se pegaban como un guante a la textura del chocolate y creaban una armonía casi pecaminosa, que en este caso sería fácil de perdonar.

“Incluir actividades gastronómicas eleva el carácter cultural de los eventos”

Muy cerca de nosotros de encontraba Pan Real, tentándonos con sus exquisitos dulces y con una mesa llena de Pan de Cruz, producto con IGP, que magnetiza tan solo con mirarlo. Creo que la calidad de los productos de esta tierra nos facilitó la labor de divulgar, sintiéndonos afortunados costaleros de nuestra pasión gastronómica, dentro de esta espléndida Ruta de la Pasión Calatrava.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Consultor de Comunicación Gastronómica, Creador del blog elemparrao.es, Sumiller, Comunicador y Formador.
Esta entrada fue publicada en Catas, En mi humilde opinión, Otras experiencias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s