Jaraiz Gastro 2016. Historia en las calles y modernidad en la mesa

Es la segunda vez que visito Villanueva de los Infantes, la primera fue con motivo del cumpleaños de mi amiga Laura, pero de esto, hace ya algunos años. Esta vez nos apetecía redescubrir una de las localidades más interesantes de la provincia, por su importante patrimonio arquitectónico. Posee el mayor número de escudos nobiliarios de España, después de Toledo, y sus calles empedradas y palacios te transportan al pasado nada más pisarlos. Aquí se encuentra enterrado Quevedo y cada rincón parece  haber inspirado textos del siglo de oro de las letras.

Inmersos en este éxtasis cultural, nos entró gazuza, y casualmente recordé una conversación de mi compañero de radio, Rafael Romero, hablándome de un buen sitio para comer. Acto seguido lo llamé, y me recomendó Jaraiz, un pequeño restaurante familiar que hacía cocina tradicional de mercado, pero de una excelente calidad. Sin más dilación allá fuimos.

“Jaraiz era un restaurante familiar que ahora se ha trasformado en un Gastro con propuestas más innovadoras”

Nuestra sorpresa fue encontrarnos un local con pinta de haber sido reformado recientemente, dónde bastante gente estaba tomado cañas y se intuía un salón comedor. Preguntamos si podíamos comer y nos dijeron que no, estaba todo ocupado, solo en la barra o en una mesa del bar. Sopesamos la hora y que nos dio buen rollo el ambiente, y nos quedamos.

Ensalada de queso y carne de membrillo

Ensalada de queso y carne de membrillo

Nos ofrecen vino de la zona y proximidades, hecho que nos agrada, Canforrales clásico, de una bodega de El Provencio, un vino que yo recordaba con agrado y que hacía tiempo que no bebía. En carta una buena variedad, y además nos ofrecen algunas cosas fuera de ella. Nuestras elecciones fueron, una ensalada de queso y carne de membrillo, atascaburras, un plato a base de patata y bacalao que está muy bueno, y lo más novedoso, pulpo con velo de ibérico, de postre, biscuit de higos casero.

Los platos en general son suficientemente copiosos, la ensalada estaba muy bien elaborada, pues aun teniendo matices dulces, no predominaban. El atascaburras estaba bueno, separando los dos ingredientes, una espuma consistente de bacalao sobre una base de patata cocida. El pulpo estaba soberbio, frito con una fina capa de rebozado, y sobre ella unas láminas de tocino ibérico, en la base, puré de patata y un poquito pimentón. En la boca se deshacía fundiendo todos los sabores, equilibrándose las texturas del pulpo, el crujiente rebozado y la fundente grasa. El postre de higos también estaba exquisito, destacando que no empalagaba, hecho que valoro mucho, pues no me gustan los platos muy dulces.

Pulpo con velo de ibérico

Pulpo con velo de ibérico

Íbamos buscando cocina tradicional de mercado y nos encontramos con un restaurante algo más atrevido, pero sin esnobismos banales, con un buen servicio, una buena cocina y un precio comedido para su cantidad y calidad. Seguro que regresamos.

Anuncios
Publicado en Gastroturismo | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Coliflor al estilo de Aristipo de Cirene

Tras los excesos carnavalescos, este año muy pegados a los de Navidad, es el momento de disfrutar de las verduras de temporada, repollos, espinacas, acelgas y coliflor. No es la primera vez que hablamos de algunas de estas verduras, casi siempre asociadas a dilemas filosóficos, como Kafka y las espinacas con nata, o la inspiración poética de las acelgas, pero esta vez nuestra propuesta es tan simple y a la vez tan rica, que no he tenido más remedio que pensar en Aristipo, zampándose esta suculenta coliflor y pensando en las bondades del hedonismo gastronómico.

Esta receta está especialmente pensada para aquellos que arrugan el morro cuando se les habla de verduras y rico sabor en una misma frase, sobretodo si es la coliflor, sabiendo el intenso aroma que desprende al cocerla. Aunque aquí vamos a hornearla, además usando una bolsa de asar, como le gustaba a los antiguos griegos.

Ingredientes

  • 1 coliflor de 1 kg aproximadamente.
  • 200 gramos de frutos secos crudos variados (nueces, anacardos, almendras, pasas, etc)
  • 10 cl de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 15 cl de vinagre de vino
  • sal

Elaboración

Ponemos un poco de aceite en la sartén y rehogamos los frutos secos, con el objetivo de extraerles más sabor.

Rehogando frutos secos

Rehogando frutos secos

Una vez rehogados ponemos el pimentón, teniendo cuidado de retirarlo pronto del fuego para evitar que se queme, y lo mezclamos todo.

Frutos secos con pimentón

Frutos secos con pimentón

Trituramos los frutos secos sin hacerlos harina, buscando que queden trocitos, para dar textura al plato. Seguidamente los mezclamos con el aceite sobrante y el vinagre.

Frutos secos triturados, con aceite y vinagre

Frutos secos triturados, con aceite y vinagre

Lavamos la coliflor y le desprendemos los arbolitos.

Coliflor

Coliflor

Mezclamos en una bolsa de asar la salsa con la coliflor, ¡atención! esto es una alternativa, podemos directamente ponerla en un recipiente, mezclarla y llevarla al horno.

Coliflor marinada con salsa de frutos secos lista para asar

Coliflor marinada con salsa de frutos secos lista para asar

Precalentamos el horno a 200 ºC, y metemos la coliflor sobre 15 minutos, con esto la textura de la verdura es un poquito crujiente, que es como me gusta a mi, pero si nos apetece más blandita la dejamos sobre los 20 minutos.

Coliflor al horno con frutos secos y pimentón

Coliflor al horno con frutos secos y pimentón

Os puedo asegurar que es muy sabrosa y apetecible para niños, o aquellos que no les suele gustar la verdura y que al probar esta alternativa cambian de opinión, toda una experiencia hedonista como de las que disfrutaba el gran Aristipo.

Publicado en Mis atrevimientos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Frutas de sartén, el dulce carnaval de Miguelturra

Este año visitamos por segunda vez uno de los carnavales con más tradición de la provincia de Ciudad Real, y como no podía ser de otra manera, nos llevamos el dulce recuerdo de sus frutas de sartén.

Flores

Flores y rosquilas

Contamos con unos anfitriones de excepción, las máscaras mayores. Mª del Carmen, Orestes, José y Antonia, las primeras entrantes en este año, las últimas salientes del año anterior. Su pasión y manera de vivir el carnaval es contagiosa, haciéndonos sentir la hospitalidad de una fiesta que en breve se considerará de interés turístico nacional.

“Se espera que el carnaval de Miguelturra sea declarado de interés turístico nacional”

Ateneo cultural

Ateneo cultural

Junto a la dulzura de su recibimiento, otra propuesta también muy golosa, las frutas de sartén, exquisita repostería basada en masa de harina frita y sus secretos, pues todas no están iguales. Rosquillas, borrachuelas, flores, barquillos y roscapiñas son los distintos formatos de estas delicias, recubiertas de azúcar, y miel en el caso de las últimas. Cada una tiene un sabor y textura diferente. No es lo mismo una rosquilla que una flor, pero todas son muy apetecibles.

Máscaras mayores

Máscaras mayores

“Rosquillas, borrachines, flores, barquillos y roscapiñas son los formatos más comunes de las frutas de sartén”

Roscapiña

Roscapiña

Nos gusta el ambiente, las charangas por las calles, personas de todas las edades compartiendo una fiesta sana, cuyos orígenes, en esta localidad, se pierden en el tiempo. Nos cuentan desde una de las murgas, que por las tardes van a visitar una residencia de ancianos y que al escuchar la música a todos les cambia la cara. Muchos de ellos, no hace mucho, estaban disfrazados, cantando y tocando por las calles de Miguelturra, y gracias a ellos, hoy continuamos disfrutando de esta tradición.

Nos despedimos otro año más de este carnaval que nos ha abierto sus brazos, con sus caras tapadas por máscaras pero con su corazón sin disfrazar. ¡Viva el carnaval!

Publicado en Otras experiencias | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Ciencia por copas

El próximo 15 de febrero, en el Campus de la Universidad de Albacete, se va a realizar una cata de vino especialmente interesante, pues se evaluarán vinos obtenidos con aplicación de bioestimulantes sobre las viñas. Esta revolucionaria técnica ha sido desarrollada por investigadores del Grupo de la Cátedra de Química Agrícola de la Universidad de Castilla-La Mancha, de donde ha nacido la empresa de base tecnológica BetterRid, que ofrece servicios a las empresas del sector vitivinícola, basados en los últimos avances en este campo.

De la Cepa a la Copa

Imaginemos por un momento que somos capaces de reforzar el carácter de terruño de una plantación, o que aromas propios de la barrica los llevamos dentro de la uva, además todo esto a base de tecnología respetuosa con el medio ambiente, basada en la extración de productos naturales. Todo esto es posible con el uso de bioestimulantes, desarrollados a partir de procedimientos científicos, que abren las puertas a nuevas posibilidades y a otra era en el mundo de la viticultura y la enología.

El avance de la sociedad siempre pasa por la investigación e innovación, y el mundo del vino no es ajeno a esta realidad. En una copa de vino confluye el deleite de degustarlo, con la ciencia necesaria para que los aromas y sabores nos impregnen los sentidos. Sobre estas fronteras del conocimiento se encuentra BetterRid, avanzando en el desarrollo de bioestimulantes o analizando el potencial aromático de uvas, antes de ser vinificadas.

“En una copa de vino confluye el deleite de degustarlo, con la ciencia necesaria para que los aromas y sabores nos impregnen los sentidos”

Tenéis oportunidad de conocer y experimentar algunos de estos avances en la próxima cata del día 15 de febrero. A continuación os detallamos la información.

Jornada “De la Cepa a la Copa”

Facultad de Humanidades y Enfermería
Edificio Edificio Benjamín Palencia,
Campus Universitario s/n.
Albacete (España)

15 de febrero de 2018 de 18:00 a 20:00
Entrada gratuita hasta fin de plazas
Inscripciones: https://cursosweb.uclm.es/index.aspx?cod_categoria=ALC

 

Publicado en Catas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Están muy “flipaos” los catadores de vino?

Camino de bosque poco transitado o enaguas de monja recién almidonadas, son algunas de las descripciones sobre aromas de vino que circulan como leyendas urbanas entre los catadores. Desde mi humilde experiencia, nunca escuché estos términos en una cata, pero evidentemente no niego que se expresaran en algún momento o lugar. Basta con leer la contra etiqueta de algunas botellas para alucinar con la descripción de los vinos. Este hecho ha llevado a la cata  y al catador a que el pensamiento colectivo popular lo vea como a un “flipao” en el mejor de los casos, o como a un farsante. Recordemos el documental sobre el que escribimos este artículo: Los expertos en cata de vino son los especialistas más arrogantes.

“…este vino huele a enaguas de monja recién almidonadas”

Catando Oporto

Típico catador “flipao” con un vino de Oporto

Como todo en este mundo, hay puntos intermedios que delimitan lo más razonable de lo más irracional. Nosotros vamos a apostar por la ciencia para intentar llegar a ese punto intermedio.

Cuando un catador asegura que un vino huele a violeta o plátano, podemos pensar que se lo está inventando, pues el vino se hace con uva, que es un fruto muy diferente al plátano, y más a las violetas. Además, cuando celebramos las doce campanadas de año nuevo comiendo uvas, no se nos llena de boca de aromas a plátano o violeta, las uvas saben a uvas.

¿Cómo podemos dar sentido a los aromas que desprende el vino?, hablando de los precursores. Las uvas tienen, entre otros muchos compuestos, los llamados precursores, estos compuestos son aromas pegados a otros compuestos, de tal forma que cuando están en la uva, no huelen a nada especialmente, pero cuando el mosto de la uva fermenta, se liberan y se expresan como aromas conocidos. Además, determinadas variedades de uva si tienen aromas libres, que se reconocen inmediatamente, como la moscatel. Si comemos uva moscatel, la diferenciaremos rápidamente de una airén, por ejemplo.

“En las uvas hay unos compuestos llamados precursores, que son los responsables de muchos de los aromas del vino, aunque en la uva no huelan, el aroma que encierran se libera en la fermentación”

Fuente: Máster de Viticultura, Enología y Comercialización del Vino. M.R. Salinas ETSIAM Albacete

Fuente: Máster de Viticultura, Enología y Comercialización del Vino. M.R. Salinas ETSIAM Albacete

En la fermentación se crean muchos aromas, algunos con origen en la propia uva y otros en la fermentación. Los que provienen del fruto, se llaman aromas primarios, mientras que los generados en la fermentación se denominan aromas secundarios. Por ejemplo, uno de los procesos fermentativos más interesantes es la conversión del ácido málico en ácido láctico, la llamada fermentación maloláctica. A raíz de este proceso los vinos pueden presentar aromas a lácteos. Finalmente, si los vinos son criados en madera, esta les va a aportar sus aromas característicos, además de otros aromas que se desarrollan en la crianza, pero que no dejan de ser fruto de reacciones químicas propias de un producto orgánico que evoluciona. A estos últimos se les conoce como aromas terciarios.

A partir de ahora, cuando acerquemos la nariz a un vino, y nos huela a violeta, sabremos que realmente estaremos detectando ionona, o si nos huele a plátano, será porque el vino tiene acetato de isoamilo. Si se juntan dos aromas como son el butirato de etilo, que huele a fresa y el diacetilo, que huele a nata, nuestros recuerdos serán cercanos al yogur de frutas.

“Los aromas del vino son realmente compuestos químicos reales, que nuestros sentidos son capaces de detectar”

¿De qué depende que los vinos tengan unos aromas u otros?, pues de muchos factores, la variedad, el cultivo, la tierra dónde se cultive, la manera de elaborarlo, la crianza, e incluso la manera de conservarlo. Históricamente se ha ido avanzando en controlar los procesos de fermentación y de crianza, pero el gran reto era conocer qué aromas escondía la uva, debemos recordar que estos se encuentran en forma de precursor, y que hasta que no fermentamos, no sabemos los que tenemos, tanto en cantidad, como en tipos. Sería fantástico saber cuando la uva concentra la mayor cantidad de aromas, pues eso nos permitiría tomar la decisión del momento optimo de vendimia.

Uno de los avances más importantes, en el campo de la detección de la madurez aromática de la uva, lo ha desarrollado la Cátedra de Química Agrícola de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y Montes de Albacete en la Universidad de Castilla-La Mancha. Consiguiendo crear un kit que permite a las bodegas conocer el IPAv (Indice de Potencial Aromático Varietal). Con esta herramienta puede saberse el potencial aromático de la uva, que luego se expresará más o menos en función de los procesos que desarrollemos posteriormente, fermentación en frío, más o menos maceración, etc.

Es innegable que parte del encanto del vino es lo que nos evoca y la componente social que lleva consigo, hasta el punto, que a veces el espíritu literario nos embauca y terminamos hablando de “silla de montar usada” o “sotana de cura polvorienta”, frases que solo pueden salir de la boca de “flipaos”, pero ahora que ya sabemos que tras cada aroma hay un componente químico real, podremos decir en nuestro bar preferido – pon una copa de ese vino, que me está llegando el beta-feniletanol hasta aquí, y unas bravas-.

 

 

 

Publicado en En mi humilde opinión | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Aliñando solidaridad

Tengo un amigo que ha creado USUI, una ONG centrada en el cuidado, la protección y la atención de los niños. Entre sus formas de financiación está la venta de productos de alimentación etiquetados con su marca. Uno de los productos que comercializan es aceite de jamón ibérico de bellota y nos ha parecido interesante hablar del mismo.

Aceite de jamón ibérico de bellota

Aceite de jamón ibérico de bellota

Nada más ver el envase nos llama la atención el color dorado. Sabemos que en los aceites, el color no aporta una información relevante, de ahí que se caten en un vaso de color azul, pero es innegable que parece oro embotellado y es bastante llamativo. También debemos recordar que la luz es uno de los principales factores de la degradación de las grasas, por tanto es recomendable no conservarlo en lugares con luz directa, pues el cristal del recipiente es completamente trasparente, quizás una sugerencia que haríamos al fabricante es el uso de vidrios opacos para próximas tiradas.

Antes de hacer el análisis organoléptico del producto es conveniente explicar sus características y su modo de elaboración. En principio podemos pensar que se trata de grasa de cerdo ibérico de bellota, que mediante algún proceso la mantenemos en estado líquido, pero realmente es un aceite de girasol y algo de aceite de oliva virgen extra confitado en jamón ibérico de bellota, por tanto se trata mayormente de un aceite de girasol aromatizado con jamón ibérico de bellota. Este procedimiento de extraer los aromas no es extraño, y podríamos decir que es el más adecuado, pues se usa un aceite neutro, como el de girasol, para hacer que los aromas del jamón sean los protagonistas.

Nada más abrir la botella empieza a oler a jamón y salchichón, es el aroma que hace salivar cuando entramos a un secadero de jamones o embutidos curados, o cuando los loncheamos, es bastante franco y limpio, no hay aromas de rancidez. En boca no es demasiado expresivo, pero deja una pequeña sensación astringente en la garganta, hecho positivo pues nos recuerda a las grasas de origen ibérica de calidad.

El uso de este producto es especialmente versátil. Lo primero es recordar que se ha elaborado con grasas de las consideradas saludables. Se puede incorporar a cualquier plato donde busquemos el recuerdo de aromas de curación, como tostadas de tomate, o cualquier crema de tomate como el salmorejo, al que le puede aportar un toque interesante. A la hora de rehogar verduras, o en revueltos de setas también puede marcar una diferencia.

La otra característica interesante del producto no tiene que ver con sus cualidades organolépticas, tiene que ver con la solidaridad. USUI son las siglas de Una Sonrisa Una Ilusión. La preocupación por los niños más desfavorecidos es el motor que mueve esta ONG, y creo que este producto no solo puede mejorarnos una ensalada de tomate, puede ser el aliño de sonrisas e ilusiones.

Publicado en Catas, En mi humilde opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Juego de Blogueros 2.0: Gusano Musical

Cada vez que comentaba el ingrediente de este mes y la dificultad que tenía para mí hacerlo protagonista de un plato salado, la mayoría me tarareaban lo mismo: “Leche, cacao, avellanas y azúcar”. En ese momento me venían dos pensamientos, el primero, qué mayores son mis amigos, pues ya hace algunos añitos del anuncio de Nocilla, y el segundo, qué influencia tiene sobre nosotros la publicidad, sobretodo si se acompaña de cancioncillas pegadizas. Este fenómeno tiene un nombre psicología, gusano musical. Creo que ya iremos entendiendo por qué hemos llamado así a la receta.

Proceso creativo

Más allá del estribillo de la canción de un anuncio, la verdad es que el cacao y las avellanas parecen dos hermanos separados al nacer, que están deseando juntarse, pues los sabores de uno se funden a la perfección con los del otro, y de ahí el éxito de las cremas como Nocilla o Nutela.

Creo que en la cocina de la pasta es donde más protagonismo tienen las salsas y los rellenos, por eso si buscábamos destacar el producto, teníamos que irnos a rellenar algo que tuviera avellanas y acompañarlo con una salsa que mantuviera el recuerdo del mismo fruto seco.

Busqué la conexión neurológica entre las avellanas, el cacao y las canciones del verano de Georgie dann, para fundirlas en una receta con recuerdos a tardes de merienda viendo a Espinete, pero sin ser dulce. Así nacen estos Raviolis de avellana y cacao con pesto de ajo negro y hierbabuena, o Gusano musical, en honor a la cancioncilla que ha taladrado el cerebro de toda una generación.

Ingredientes ( 2 personas)

  • 100 gr. de avellanas
  • 8 placas de pasta
  • 2 cucharadas de cacao puro
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cebolla mediana
  • 10 hojas de hierbabuena
  • 10 cc. de aceite de oliva virgen extra
  • 8 ajos negros de Las Pedroñeras
  • 20 gr. de queso curado
  • Sal

Elaboración

Para esta receta hemos comprado las avellanas crudas, con su cascara. También hemos usado placas de pasta, la opción más purista sería hacer la masa, pero esta vez hemos sido más prácticos. Es importante poner a remojo las placas antes de usarlas, las que hemos comprado, sobre 20 minutos, pues es la única forma de manipularlas después.

Avellanas

Avellanas

Las hemos ido pelando a golpe de martillo. En este proceso nos hemos preguntado cómo es la máquina que las pela, las habilidades del primer humano para pelarlas, si usó una piedra, si se las quitó a una ardilla que ya las había pelado o si se rompían con el hueso de un mamut. Con esto solo quiero avisar que es entretenido, la otra opción es comprarlas ya peladas.

Avellanas sin cascara

Avellanas sin cascara

Apartamos sobre 30 gramos de las peladas y las trituramos, no demasiado, que queden trozos medianos.

Con un poco de aceite de oliva virgen extra ponemos a sofreír la cebolla, después de haberla cortado. Una vez que esté trasparente y tierna, le añadimos las avellanas y las mezclamos, dejando que el conjunto se cocine un poquito más. Finalmente le añadimos las dos cucharadas de cacao, y la de azúcar, para corregir el exceso de amargor. Este último paso es importante, hay que tener en cuenta que es una plato salado, es decir, no lo endulzamos de más. ¡Truco!, si no tenéis cacao puro en polvo o no queréis comprar para solo usar dos cucharadas, podéis rayar chocolate, pero debe ser negro con un porcentaje alto de cacao, como mínimo del 75%.

Cebolla frita con avellanas y cacao

Cebolla frita con avellanas y cacao

Una vez mezclado el relleno vamos haciendo los raviolis. Ponemos uno sobre la mesa, le ponemos una cucharadita de relleno, lo cubrimos con otro y con un tenedor cerramos los lados.

Rellenando el ravioli

Rellenando el ravioli

Una vez rellenos los ponemos a cocer, esta pasta sobre 10 minutos.

Mientras cuece la pasta preparamos el pesto. La salsa pesto se hace con piñones y albahaca, pero nosotros le hemos dado un giro y no adivináis el fruto seco que hemos usado en lugar de piñones. ¡Avellanas!

Ponemos las avellanas que nos han sobrado, los dietes de ajo negro pelados y las hojas de hierbabuena. Tras triturarlo vamos añadiendo el aceite y mezclándolo poco a poco, finalmente ponemos el queso curado rayado, solo hemos usado un poquito, pues no queríamos que su sabor  invadiera mucho la salsa.

Pesto de avellana, ajo negro y hierbabuena

Pesto de avellana, ajo negro y hierbabuena

Una vez la pasta cocida, calentamos el pesto y lo ponemos sobre los raviolis, o bajo ellos y los mezclamos al comerlos. Para esta publicación hemos elegido la segunda opción para mostrar la pasta, pero personalmente me gusta mezclar la pasta con la salsa antes de servir.

Raviolis de avellana y cacao con pesto de ajo negro y hierbabuena

Raviolis de avellana y cacao con pesto de ajo negro y hierbabuena

Espero que os guste el plato, si os apetece hacerlo agradezco que me contéis vuestra experiencia. Otros platos con avellanas que seguro que os encanta son los de mis compañeros de juego, aquí os dejo los enlaces.

Más recetas con avellanas

María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/…

Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/…

Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com/

Mónica: http://dulcedelimon.com/

Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/…

Mari Sol: http://elmenudemicocina.blogspot.com.es/…

Elvira: http://www..asisecomeengranada..com

Inma: http://entre3fogones.com/

Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/

Eva: https://pekandoconeva13.com/

Maribel: https://picoteandoideas.com/

Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/…

Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/

Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/…

Publicado en Mis atrevimientos | Etiquetado , , | 16 comentarios

Comer como Dios en el Vaticano manchego

Nos vamos acercando por una carretera recta e infinita, de esas que abundan en la llanura manchega. Aun naciendo a menos de cien kilómetros, nunca habíamos visitado San Carlos del Valle. Creo que es un mal común, mirar lejos para buscar destellos, mientras pisamos nuestras joyas sin verlas. Cuando todavía faltan más de cinco kilómetros para llegar, observamos un perfil que nos alucina, una imponente cúpula rompe el horizonte. Exclamamos: “Pedazo de iglesia tiene este pueblo”.

Plaza Mayor San Carlos del Valle

Plaza Mayor San Carlos del Valle

Nuestra intención no era visitar el patrimonio arquitectónico de la localidad, era comer en una hospedería que nos habían recomendado, pero al aproximarnos nos íbamos poco a poco encandilando. Al llegar, nos dirigimos a la Plaza Mayor, pues era donde estaba el restaurante, y boquiabiertos la cruzamos, elevando la mirada hacia la majestuosa cúpula de la iglesia y todo el conjunto que se abría ante nosotros. Piedra, madera, portales, encanto y flipante fueron palabras que fluyeron inconexas, como en un estado de abducción. A un lado la Hospedería Santa Elena, había que pasar a comer.

Coquelet macerado a baja temperatura con kinchi coreano

Coquelet macerado a baja temperatura con kinchi coreano

Elegante, decorada con muy buen gusto, mostrando equilibrio entre lo moderno y lo tradicional, quizás a algún visitante le puedan rondar dos ideas por la cabeza, qué chulo es esto y qué palo me van a dar. Nos atiende David, con una sonrisa nos pregunta si tenemos reserva, le decimos que no, y nos acompaña a una mesa. Al revisar la carta nos encontramos con un “Menú de autor”, dónde se disponen para elegir cinco primeros y cinco segundos, todos ellos de una interesante creatividad y muy apetecibles. El vino de la casa es Santa Elena, de la bodega Casa de la Viña, esto nos parece un acierto, pues nunca entenderemos la manía que tienen muchos restaurantes de ofrecer un cóctel de ácido y fuego como vino de la casa, la única explicación es el precio, pero realmente con los vinos correctos que tiene esta tierra por precios irrisorios, me parece que tener que apagar esos volcanes con gaseosa no es la mejor manera de destacar uno de los mejores productos que tenemos. Expuesta esta reflexión, diremos que Santa Elena es una opción para acompañar la comida suficientemente correcta, hecho que nos apetece destacar.

Gazpachuelo malagueño

Gazpachuelo malagueño

Aunque decidimos tomar el vino de la casa, por deformación profesional, le echamos un vistazo a la carta de vinos, y cual fue nuestra sorpresa que la mayor parte de la bodega era DO Valdepeñas, DO La Mancha e IGP Tierra de Castilla. Ciertas normas de protocolo y mi acompañante, me impidieron levantarme y empezar a abrazar a todos los que trabajaban allí, aun así, les felicité por diseñar una carta pensando en el entorno. Animo a Iker Jiménez a que haga un programa sobre “El increíble caso de un restaurante que puso en su carta los vinos de la tierra”.

Mollejas al oporto con chipirones

Mollejas al oporto con chipirones

Nuestra elección fue un gazpachuelo malagueño caliente con quenet de suprema de pollo envueltas de velo de ibérico y langostino tigre flambeado, mollejas salteadas al oporto con chipirones, bacalao gratinado al horno con costra de alioli y coquelet macerada a baja temperatura con kinchi coreano. El postre fue una selva negra y una mousse de mango. En líneas generales la presentación, sabor y servicio fueron excelentes, por tanto, la demanda de calidad de cualquier comensal exigente estará más que cubierta, pero qué pasa con la que tiene que ver con la cuenta. Pues aquí viene lo que cierra el circulo de la excelencia, 15€ por este sorprendente menú. Los días de fiesta, este precio cambia a 25€, pero aun así, estamos hablando de una propuesta de cocina elaborada, con un magnifico servicio, en un entorno encantador.

Bacalao gratinado

Bacalao gratinado

Antes de marchar, David nos enseñó el resto de la hospedería, nos encantó su sala de cata y nos entraron ganas de reservar una de sus habitaciones. Nos despedimos encantados con la atención y profesionalidad, conscientes de que no tardaremos en volver para comulgar en este Vaticano manchego.

Publicado en Gastroturismo, Los templos de la esquina | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Mis atrevimientos del año como propuesta para las fiestas

Este año nos hemos volcado un poco más en la cocina, elaborando platos generalmente en torno a un producto de temporada, que nos aporta mayor calidad y mejor precio. Siempre lanzo la idea de que las cenas especiales no tienen por qué ser siempre iguales, y aunque nos encanten los langostinos y los asados, podemos dar otro aire a nuestra mesa y sorprender con alternativas, dejando los platos de siempre para cumpleaños, celebración de divorcios u otras felices ocasiones.

Mis atrevimientos 2017

Mis atrevimientos 2017

A pocos días de empezar con las señaladas cenas, os dejo un resumen de mis atrevimientos de este año, espero que os sean útiles.

Juego de Blogueros 2.0: Estrato edáfico de boniato

Estrato edáfico de boniato

Estrato edáfico de boniato

Juego de Blogueros 2.0: La salsa de la abuela María

Cordero manchego en salsa de almendras

Cordero manchego en salsa de almendras

Juego de Blogueros 2.0: Las aventuras de vaca y pollo

Tronquitos de melón arropados en calabaza frita

Tronquitos de melón arropados en calabaza frita

Arroz negro al estilo falsarius

Arroz negro al estilo falsarius

Arroz negro al estilo falsarius

Crema fría de calabacín asado

Crema fría de calabacín asado, yogurt y hierbabuena

Crema fría de calabacín asado, yogurt y hierbabuena

Juego de Blogueros 2.0: Taco de pimiento asado y cochinita pibil

Taco de pimiento asado con cochinita pibil

Taco de pimiento asado con cochinita pibil

El Tao del torrezno

Torreznos

Torreznos

Juego de blogueros 2.0: Tomatitos Margarita

Tomates Margarita

Tomates Margarita

Juego de Blogueros 2.0: Turnedó ibérico de puerro confitado con almíbar de brevas

Turnedó ibérico de puerro confitado en almíbar de brevas

Turnedó ibérico de puerro confitado en almíbar de brevas

Patatitas de la rebusca y mojo picón manchego

Patatitas con mojo picón manchego

Patatitas con mojo picón manchego

Juego de Blogueros 2.0: Aguacate de guisantes

Aguacate de guisantes

Aguacate de guisantes

Verde o morado, he ahí la cuestión

Espárragos en tempura con salsa de soja y miel

Espárragos en tempura con salsa de soja y miel

Publicado en Mis atrevimientos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Nueva añada Cooperativa Santa Catalina

Empiezan ya a brotar los nuevos vinos del año, en esta ocasión iniciamos las catas con las elaboraciones de una cooperativa de La Solana (Ciudad Real), que está posicionándose excelentemente entre las bodegas que elaboran propuestas de calidad, a un precio muy competitivo, y que han conseguido que nos reparemos, cada vez que vemos la etiqueta “Los Galanes”.

Fotografía: Cooperativa Santa Catalina

Fotografía: Cooperativa Santa Catalina

Me encanta ver cooperativas rompiendo el estereotipo de “rancio”, que muchas veces le colgamos. No entraré en si es o no justificado, ni si hay culpables, pero lo que es innegable es que hoy día tenemos bodegas gestionadas de este forma que están haciendo buenos vinos, y especialmente de una excelente relación calidad precio.

Cooperativa Santa Catalina es un ejemplo de bodega y almazara que elabora vinos de calidad, a precios competitivos, trabajando la comunicación de su producto en eventos como al que asistimos. En el mejor entorno posible, La Taberna del Cuco, dirigida por Félix Delgado y rodeados de amigos, fuimos desmenuzando las propiedades organolépticas de cada uno de sus vinos.

Cata Cooperativa Santa Catalina

Cata Cooperativa Santa Catalina

Empezamos con un airén joven orgánico. Muy lejos de la clásica imagen del vino sin aromas, evidentemente no es un varietal explosivo, pero la fruta estaba más que presente, su frescura y equilibrio lo hacen agradable y muy recomendable para tomarlo con un queso fresco o un pescado blanco. El siguiente blanco fue un chardonnay con paso por barrica. Vainilla y tostados, junto a piña y mango, con leves recuerdos cítricos como de pomelo. Complejo y sabroso, ideal para quesos semicurados, carnes blancas y guisos de pescado. Continuamos con un tempranillo joven orgánico, que al igual que el blanco, nos deja unos importantes recuerdos de fruta fresca y golosinas. Con una moderada astringencia de la uva, es un vino ideal para carnes blancas, aves y pescados azules. Finalizamos con un tempranillo reserva del 2014, con aromas de crianza, vainilla, tostados, según pasan los minutos va desplegando nuevos aromas de fruta compotada,   es un buen acompañamiento para carnes rojas, potajes de legumbres o guisos de caza.

La cata culmina con un tapeo variado, donde continuamos compartiendo más impresiones sobre las diferentes propuestas, en un ambiente relajado, propio de lo que entendemos que debe ser disfrutar de esta cultura que nos une.

Publicado en Catas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario