Algarve, playa, historia, pescado y obrigado

Este año nos escapamos unos días al Algarve, es nuestra primera visita a la zona, antes ya habíamos estado en Lisboa, Oporto y en algún sitio más de Portugal, pero nunca habíamos turisteado por  las playas del país vecino. Nos alojamos en Faro, como centro estratégico, siempre elegimos un sitio y desde ahí nos movemos. Nos llama la atención el sistema de peaje de las autopistas, sin ninguna barrera física, se abonan mediante un sistema de detección de matrícula que asocias a una tarjeta de crédito, de esta manera se evitan retenciones. En estos días hemos confirmado lo que nos habían dicho, las playas son espectaculares, los pueblos guardan mucho encanto, la comida es excelente y la gente muy agradable.

Brocheta de gambones y calamar

Brocheta de gambones y calamar

Faro es una ciudad mediana, muy accesible, su casco antiguo refleja la arquitectura portuguesa, con su cerámica característica, las calles empedradas con formas en blanco y negro y ese aire de antiguo imperio. No tiene acceso directo al mar, tiene un puerto que pertenece a su ría y para llegar hasta la playa hay que desplazarse unos kilómetros.

Tienda de conservas Comur en Faro

Tienda de conservas Comur en Faro

La misma noche de nuestra llegada, cenamos en un sitio que nuestra casera nos recomendó, Restaurante Madeirenses, nos gustó tanto que consideramos que para despedirnos del viaje debíamos cenar el último día en este. Su cocina es tradicional de Madeira, conocimos el Bolo do caco, que es un bollo muy tierno, con ajo y mantequilla, que se sirve como entrante. Su pescado estrella es el pez espada, que se sirve rebozado, acompañado de una salsa, en nuestro caso elegimos la de castañas. Nos sorprendió la recomendación del vino, y sobre todo el servicio de este. En conjunto una experiencia excelente y un sitio para recomendar.

Pez espada en salsa de castañas

Pez espada en salsa de castañas

Dentro de Faro, otra noche cenamos en una marisquería típica. La sensación era de casa  de comidas, con sus alicatados hasta el techo, decoración familiar y trato amable. Se encuentra un poco distanciado de las calles más turísticas, y aún así, tuvimos mucha suerte de coger mesa, pues había gente en la puerta esperando. El restaurante se llama O Murta, y su carta se basa en pescados frescos, principalmente a la parrilla. Cenamos la clásica parrillada, que para dos personas era excepcionalmente abundante y muy rica, y la acompañamos de un vino blanco del Douro que nos hizo disfrutar mucho del momento.

Parrillada de pescado

Parrillada de pescado

En estos pocos días de estancia, hemos hecho más de 500 Km por la zona, descubriendo playas, pueblos y restaurantes como la Marisquería Filhao, en un lugar perdido entre Tavira y Faro. Su carta también se basa en pescados a la brasa, marisco y las famosas cataplanas, que aunque son muy atractivas y tradicionales, con más de 35ºC no nos hemos atrevido a pedir ninguna. Tanto las gambas fritas como las almejas a la marinera, vienen condimentadas con cilantro, en vez de perejil, dándoles un sabor especial, que me consta que a todo el mundo no gusta. Las brochetas de gambones y calamar a la brasa son espectaculares.

Almejas con ajo y cilantro

Almejas con ajo y cilantro

Tras pasar el día descubriendo rincones de la geografía del Algarve, el sitio más encantador para disfrutar de una cerveza y ver ocultarse el sol es el Lab Lounge Terrace, situado sobre el Museo de la Ciencia de Faro, brinda unas vistas increíbles de los atardeceres sobre a ría, además, los aviones al aterrizar ofrecen estampas de contraluces sorprendentes, un sitio realmente mágico.

Atardecer en Faro, Algarve, Portugal

Atardecer en Faro, Algarve, Portugal

Podríamos hablar de las playas y pueblos con encanto, pero a estas alturas el lector se habrá dado cuenta de que este es un blog de gastronomía, y no nos vemos con autoridad moral. Sarcasmos aparte, podemos asegurar que hay playas para todos los gustos, desde la extensísima, a la cala rodeada de paredes de piedra. En cuanto a sus pueblos, también podemos encontrarnos, desde la moderna urbanización de veraneo, al encantador pueblo pesquero. Y como nexo de todo, la amabilidad y agrado de su gente, que hace que cada vez que volvemos se nos queda grabada la misma palabra en el recuerdo, obrigado.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Consultor de Comunicación Gastronómica, Creador del blog elemparrao.es, Sumiller, Comunicador y Formador.
Esta entrada fue publicada en Gastroturismo, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s