La verdadera historia del día del chorizo

Hoy, 23 de enero, en Puertollano se celebra el día del chorizo, es difícil superar la tentación de bromear sobre políticos corruptos, banqueros estafadores y otras faunas detestables, pero creo que sería injusto ensuciar con estos personajes la imagen de un día tan señalado para nuestra ciudad. En homenaje a tal efeméride me gustaría relatar el verdadero origen del día del chorizo.

Embutiendo chorizos

Corría el año 1942, la guerra civil española había traído muerte y desolación en forma de plomo y dinamita, y la posguerra mantenía el eco de la muerte en forma de hambre. En una oscura noche de finales de octubre el cielo se iluminó, como si fuese de día. Una luz blanca e intensa cruzó de norte a sur a gran velocidad sobre los tejados de la ciudad. Algunos segundos después un fuerte golpe se escuchó. El miedo de la población permanecía aun latente tras los años del conflicto bélico, pero la curiosidad hizo que los más valientes se atrevieran a husmear por las inmediaciones de  donde había venido el estruendoso ruido. Encaminándose por la vieja carretera a Córdoba, a poco más de un kilómetro se encontraron con un enorme cráter. Tales eran las dimensiones que dejaba ver betas de carbón, hecho que tiempo después permitió abrir la primera mina a cielo abierto. En el fondo del cono humeaba como una especie de capsula de grandes dimensiones, parecía metálica, pero nadie se atrevió a comprobarlo acercando su mano, aunque un niño le lanzó una piedra, siendo recriminado por los mayores por el miedo a que pudiese explotar. Pasadas unas horas empezaron a sentirse unos golpes que venían del interior de este enorme huevo, como si intentase eclosionar. Cuentan los viejos que es casi indescriptible la sorpresa que se llevaron, al ver como se fracturaba esta enorme bola y de su interior salía un hermoso cochino de más de 200 arrobas, según el cálculo estimativo del matarife del pueblo, paisano con gran visión volumétrica y dilatada experiencia en su campo.

Al principio el desconcierto reinó en la población, pero al poco tiempo la pregunta que corría como la pólvora entre murmullos era: ¿Este bicho se comerá?; La primera intención era que quedara como mascota representativa de la ciudad. La Legión tenía una cabra y Puertollano tenía a Guarreimon, el cerdo llegado del espacio. Pero el hambre es mala consejera cuando se trata de símbolos o supervivencia y llegó el 11 de noviembre, día de San Martin de Tours.

Como todo el mundo sabe, en España somos muy de refranes, y aprovechando la coyuntura se organizó una plataforma ciudadana en defensa a ultranza del refranero español (PEDURE), cuya misión era conseguir elevar a rango de ley todos los refranes aplicables a la realidad del momento. Casualmente la primera propuesta aprobada por unanimidad fue: “A todo cerdo le llega su San Martin”. Finalmente esta iniciativa fue la que convirtió a Guarreimon en varias toneladas de chorizos, método de embutirlo que permitía su mejor reparto.

Los primeros días de enero del año 1943 pasaban especialmente despacio, el olor a carne curándose y pimentón se mezclaba con el del humo de las estufas de carbón y cada mañana se esperaba con anhelo la noticia de que los chorizos de Guarreimon ya estuvieran bien curados. ¿Cómo sabría el chorizo de un cerdo cósmico?, era la pregunta que resonaba por las calles. La tarde del 22 de enero del 1943, Eusebio Ruiz, embutidor responsable y miembro del PEDURE, palpó uno de los chorizos y considerando que hacía días que no exudaban ni una gota, dijo con firme convencimiento -Estos mañana ya se pueden comer-. Al día siguiente se festejó el evento  con una chorizada en el Paseo San Gregorio, centro de la ciudad, y tras guardar un minuto de silencio en recuerdo de Guarreimon, se decidió, que todos los 23 de enero se rendiría homenaje al guarro que alimentó en el año 43 a la población de Puertollano.

Imagino la perplejidad del lector ante esta historia, que evidentemente no tiene ningún rigor histórico y que es fruto de uno de mis delirios. Para tranquilizar a mis paisanos dejo un buen artículo sobre el verdadero origen del día del chorizo, escrito por mi admirada Graci Roldan. DIA DEL CHORIZO EN PUERTOLLANO. TRADICIÓN POPULAR. PAN RELLENO DE CHORIZO.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en La palabra confitada, Otras experiencias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La verdadera historia del día del chorizo

  1. carbayon1970 dijo:

    Efectivamente, tuve que volver a empezar a leer porque lo del cerdo encapsulado no me cuadraba. Muy entretenido, y además ahora me apetece un chorizo que no veas!!!

    Me gusta

  2. Graci-a dijo:

    ¡Pero qué imaginación tienes!

    Muchas gracias por lo que dices de mi. Yo si que te admiro a ti y a todos los que sabéis tanto sobre el vino. Eso si que es digno de admiración.

    Un saludo

    Me gusta

  3. Pingback: La palabra confitada | El emparrao

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s