De vinos por el XXIX Salón de Gourmets (IV)

De la lectura de los artículos anteriores, puede pensarse que no catamos ningún vino, pero realmente no fue así, tuvimos oportunidad de catar excelentes vinos, tanto en el túnel como con los propios bodegueros, personalmente me agrada más esta segunda opción, aunque entiendo que con un objetivo más técnico, es preferible primero hacer una pasada por la línea de botellas y después complementar la cata con los propios elaboradores. Las tierras manchegas, asomarnos a Galicia y el dulce malagueño fue lo que nos conquistó esta vez.

Pago de La Jaraba, una amplia visión de todos los productos que ofrece la tierra

Hemos de reconocer que no era nuestra intención reparar en el stand de Pago de La Jaraba, y no porque no me gusten sus productos, el motivo principal era que ya conocía sus vinos tintos, tengo buen recuerdo de ellos y además en un Salón con mil opciones desconocidas, preferíamos aprovechar la oportunidad de conocer nuevas marcas y productos. Lo que nos hizo repararnos durante unos segundos fueron sus quesos y su aceite, debido a que éstos si eran nuevos para nosotros. Según nos aproximábamos al stand uno de sus responsables nos preguntó amablemente si estábamos interesados en conocer alguno de sus productos, comentamos que conocíamos sus vinos tintos pero no sabía que elaboraban queso y aceite, fue entonces cuando nos invitó a pasar, para ofrecernos una cata de su queso manchego artesanal de D.O. El producto nos pareció de gran calidad, limpio y de sabor franco a leche de oveja manchega, también tuvimos oportunidad de catar su nuevo chardonnay, limpio, frutal en la línea de tropicales, pero de escasa maduración, con la frescura que proporciona una buena acidez, creo que es un vino que pude tener buen recorrido. En definitiva este Pago creo que ha sabido integrar bajo su nombre el concepto de productos de la tierra, elaborando bajo una misma marca los tres más propios de la zona, vino, queso y aceite.

Pago de La Jaraba

Pago de La Jaraba

Ponte da Boga, vendimiando historia

Hace unos años visitamos Lugo y tuvimos oportunidad de conocer la Ribeira Sacra y su viticultura heroica. Esta manera de entender la enología me llamó la atención, pues está centrada en adaptarse a las condiciones del terreno, buscando diferenciarse por calidad y personalidad más que por cantidad, debido a que la extensión es la que es, y las laderas escarpadas del río Sil son las que son, no hay más. Qué pasa si una vieja bodega es comprada por una empresa cervecera de prestigio y un enólogo con perspectiva empieza a elaborar vinos, manteniendo el compromiso con la tradición, pero aplicando tecnología vanguardista, pues que salen vinos exclusivos, bien elaborados y sobretodo con gran potencial. Tuvimos el privilegio de asistir a una cata comentada por Rubén Pérez, director técnico, que nos explicó las peculiaridades que cada vino, llamándonos la atención los elaborados con varietales menos conocidos, al menos para nosotros, porque aparte de la mencía en tinto, vinifican también con merenzao, brancellao y sousón, y godello y albariño en blanco.

La bodega Ponte da Boga está ubicada en Castro Candelas, Orense, y ofrece la posibilidad de visitarla, hecho que nos marcaremos en nuestra lista de pendientes para intentar cumplir lo antes posible.

Bodega Ponte da Boga

Bodega Ponte da Boga

Fontana, cambios que sientan bien

Tuve la fortuna de conocer la bodega, a Tomas Buendía, enólogo, y a Arturo Montalvo, director comercial, durante mi formación en la Escuela Española de Cata. Desde entonces no puedo pasarme por un evento donde estén y no saludarlos. Esta vez, Arturo me explicó que estaban cambiando de filosofía, que buscaban modernizar su imagen y la línea de vinos que ofrecían. No oculto lo que valoro los esfuerzos que están haciendo muchas bodegas por avanzar en este sentido. Lo primero siempre debe ser un buen producto, eso es indiscutible, pero se debe pensar también en seducir al consumidor desde el momento que nos presentamos ante él. Cojamos Vega Sicilia, por decir uno, llamémosle “virgen de las últimas reliquias”, con la imagen en la etiqueta de un brazo incorrupto y unos vendimiadores adorándolo y decidme si sería vuestra primera opción de compra, sobre todo con un precio que no destaque. Puede que este vino fuese el más valorado por el Tribunal de la Santa Inquisición, aquel que no faltaba nunca en la mesa de Torquemada, pero a día de hoy, ver todavía etiquetas contemporáneas a esa época no creo que sea bueno para las bodegas, ni para las regiones productoras.

En este caso, Fontana creo que ha sabido evolucionar, catamos su Dominio de Fontana blanco, un coupage de verdejo y sauvignon blanc, fresco, limpio y equilibrado, con aromas propios de sus varietales, también catamos Oveja Blanca, un vino seco de moscatel que nos pareció una delicia en cuanto a su ligereza y su paso fácil, muy peligroso si no es consciente de sus 12 grados de alcohol, pues nos puede engañar con facilidad, a partir de aquí, catamos la línea de los Dominio de Fontana, para terminar con los Quinta de Quercus 2012 y Quercus 2008. Todos con sus excelentes características de limpieza, equilibrio y diferencias de complejidades, en función de la elaboración y crianza. Además, disfrutar de la conversación y atención de Arturo, es un añadido más que sumar al deleite de sus vinos.

FontanaBodegas Alcardet, espumosos y mucho más en el corazón de La Mancha

Esta bodega se encuentra en Villanueva de Alcardete, Toledo. El primer recuerdo que tengo de sus vinos es de una cata de espumosos de hace unos años y al verlos en el Salón, un campo magnético residual de aquella cata hizo que nos pegáramos cual imanes a una nevera. Ellos no atendieron amablemente, con la seguridad que da saber que tienen vinos de altura y, efectivamente, así es. Poseen una destacada variedad de vinos, que van desde los clásicos tintos y blancos a los espumosos o a vinos ecológicos. En nuestro caso, catamos de la línea Sommelier un coupage blanco de sauvignon blanc, verdejo y airén, fresco, limpio y equilibrado, con bastante respeto por la tipicidad de los varietales. También pudimos catar su crianza 2010, un tempranillo con petit verdot, limpio, equilibrado, con recuerdos de fruta roja y negra en compota y la madera muy bien ensamblada que deja vainilla y tostados elegantes, no invasivos sobre la fruta. En definitiva, mi reencuentro con esta bodega, después de los años, no sólo me ha reavivado el buen recuerdo, sino que me ha levantado el interés para no perderla de vista.

Bodegas Alcardet. Fuente: Alcardet.com

Bodegas Alcardet. Fuente: Alcardet.com

Bodega A. Muñoz Cabrera, pura Málaga con “M” de moscatel

Hemos de agradecer a Alicia, de De vinos con Alicia, que nos presentara a los responsables de esta bodega de Málaga. Uno de ellos, Ignacio Garijo, demoró más de una hora su comida por atendernos en el stand, hecho que egoístamente agradecemos. El primer vino que catamos fue Lagar blanco, un moscatel seco muy bien elaborado, limpio con aromas de azahar clásico del varietal, pero además con mucha presencia de fruta cítrica, otro de los vinos calificados como peligrosos, pues sus 13 grados de alcohol no aparecen en forma de calidez por ningún lado, hecho que denota un buen equilibrio de acidez. A partir de aquí recorrimos sus dulces de moscatel, con concentración de azucares mediante asoleo y algunos de ellos, como Zumbra, con crianza en barricas de roble. El denominador común era su limpieza, su equilibrio y la complejidad, manteniendo presencia de fruta, incluso tras largas crianzas en madera. Estos vinos nos parecieron tan interesantes que justificarán un monográfico más detallado en el blog, en próximas publicaciones.

Bodegas A. Muñoz Cabrera

Bodegas A. Muñoz Cabrera

También nos gustaría hacer mención a Cítrico Drink una empresa de la Axarquía de Málaga dedicada a elaborar una bebida fermentada de naranjas, sin uva. Su especial característica es la aromática de azahar, además en boca era fresco y ligero. Además elaboran licores y aguardientes basados en destilados de cítricos, no pudimos dedicarles mucho tiempo, pero levantaron suficiente atención como para tenerlos en cuenta la próxima ocasión.

Aún nos quedan por contar más experiencias de nuestra visita al Salón, como las propuestas de cocina japonesa o un vermut artesanal con un toque de Pedro Jimenez que me hace salivar con solo recordarlo, pero todo eso será en el próximo artículo.

Anuncios

Acerca de J. Fernando Buitrón Gijón

Sumiller, ingeniero industrial, formador y comunicador, divulgador en temas de sostenibilidad, arquero, aficionado a la fotografía y corredor ocasional.
Esta entrada fue publicada en Otras experiencias y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De vinos por el XXIX Salón de Gourmets (IV)

  1. Desde Pago de La Jaraba queremos agradecer tu visita y tus comentarios en tu blog.
    Muchas gracias por todo.

    Me gusta

Agradecemos mucho vuestros comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s